Barakamon, el espíritu del Shodo

Por: Roberto Espinoza (Keijiban Kurabu Staff)

A veces el camino que seguimos se convierte en cotidiano, con lo que podemos perder el rumbo o la razón que nos motivó a empezar en primer lugar. El frío entorno alrededor de nuestro rol, puede ser el punto de quiebre para redescubrir una pasión que se tenía olvidada. Esta es la situación que podemos identificar en Barakamon, serie que nos narra el día a día de Handa Seishuu, un reconocido caligrafista profesional japonés de 23 años, en una isla rural lejos de Tokio, a la que decidió auto-exiliarse luego de golpear al dueño de una galería de arte por criticar su obra. En su nueva estadía, tendrá que aprender a convivir con habitantes bastante excéntricos, a la par que descubrirá que el haber sido un niño prodigio en el arte del Shodo (con una técnica que imita los libros a la perfección), no implica tener un estilo característico, ni estar exento de las críticas.

barakamon1

Datos de la serie
Título: Barakamon (ばらかもん)
Géneros: Comedia, Slice of Life
Categoría: G – Apta para todo el público
Episodios: 12 (Julio 2014 – Septiembre 2014)
Estudio: Kinema Citrus
Spin-offs: Handa-kun (Julio 2016 – Setiembre 2016)

Manga
Año: Febrero 2009 – Presente
Autor: Satsuki Yoshino
Revista: Gangan Online
Género: Shonen
Volúmenes: 13
Spin-offs: Handa-kun (Octubre 2013 – Junio 2016)

Opinión
En la temporada en la que se estrenó Barakamon, buscaba una serie más tranquila en comparación con las últimas que había seguido. Me llamó la atención por centrarse en la historia de un caligrafista japonés, ya que venía de ver Chihayafuru, y mantenía el interés por series con temas relacionados a la cultura japonesa. La serie me ofreció lo que buscaba y más, dejándome una impresión tan buena como la historia de Chihaya y el karuta. Si bien, al igual que en la mayoría de las series del género en los que se presenta una meta inicial se inciden en las ideas del esfuerzo, la competitividad y el talento, la forma de expresarlas a través del personaje de Handa resultan bastante identificables. El esfuerzo que requería para sus presentaciones, la exigencia y niveles de estrés sin un balance con su estilo de vida, que lo llevaban a crecer en la obsesión de ser el mejor a toda costa, son un ejemplo de como a veces nos fijamos más en el objetivo, que en el camino que tenemos que cruzar para obtener algo; olvidando que no solo es importante obtener o realizar algo, sino el disfrutar lo que hacemos, así como cada pequeña pieza que utilizamos y cada persona que conocemos para componer nuestra aventura.

barakamon2

La ambientación y los personajes secundarios son los que le dan un gran valor a la serie, dando pie a escenas sencillas, a veces cómicas, con un mensaje de vida bastante peculiar (resaltados por el mismo Handa en su viaje de autodescubrimiento), haciendo cada capítulo bastante disfrutable y entrañable (escenas como las constantes prácticas o problemas con Naru). Es precisamente Naru, una niña traviesa de 7 años, con su inocencia y sabiduría infantil la que más ayudará a Handa a encontrar las respuestas que busca.

barakamon3

El resto del elenco de personajes aporta a que la serie siempre tenga esa sensación de calidez, inocencia y familiaridad. Un estudiante que sufre por sus calificaciones, pero que se esfuerza poco por cambiar la situación, un par de amigas que siempre se invitan para interrumpir las prácticas de Handa, el profesor que prefiere andar de pesca que enseñando, entre otros, complementan el crecimiento de nuestro protagonista.

Si bien la serie es una adaptación de sólo 12 capitulos, el trabajo realizado por Kinema Citrus es bastante bueno (recordando su participación e Black Bullet o Tokyo Magnitude 8.0), permitiendo que la historia tenga un ritmo más que adecuado, con una conclusión marcada. El estilo artístico es agradable, y la animación sólida. El soundtrack es una pieza clave para dar esa sensación de calma pero alegría, que se complementa con los escenarios mostrados.

Conclusión

Barakamon es una serie que funciona no solo como una comedia ligera, sino como una historia de autoexploración y de búsqueda de un lugar en el mundo de los adultos. Y si bien la base de la historia es la caligrafía japonesa, no se necesita de conocimientos de este arte para que el serie sea disfrutable (aunque conocer de Shodo permitirá entender el esfuerzo y la magnificencia de cada trabajo). Si disfrutas de los Slice-of-Life o las comedias, es una serie a la que debes darle una oportunidad; y aunque no seas amante del género, probablemente esta sea la serie ideal para comenzar.

¡¡¡El autor de esta nota no se responsabiliza por el cariño que se le pueda tener a Naru, o el interés que la serie pueda generar en el Shodo (como a quien escribe)!!!

barakamon4

Comparte tus opiniones de la serie, comentarios sobre la publicación, o déjanos alguna recomendación para una nueva reseña. El Keijiban Kurabu aprecia tu contribución.

¡Hasta la próxima oportunidad!

Comentarios