Caligrafía que flota sobre un moderno espacio

Caligrafía que flota sobre un moderno espacio

Traducción libre: Ana Takahashi (Keijiban Kurabu Staff)

El sitio web Trip Advisor destacó a la Biblioteca Vasconcelos de Ciudad de México como una de las 15 bibliotecas del mundo que debes conocer antes de morir.

La Biblioteca Vasconcelos fue elegida por Trip Advisor como una de las 15 bibliotecas del mundo que debes conocer antes de morir. Una construcción muy moderna en donde los libreros de metal que flotan en el espacio dan un aire muy diferente a lo acostumbrado en una biblioteca y, llenando estos espacios, las obras en caligrafía japonesa. En este marco Hamano Ryuho, natural de la ciudad de Fukui, presenta su exposición. El pedido uno tras otro de exposiciones individuales es el fruto de un largo andar por Sudamérica transmitiendo el alma de la caligrafía japonesa.

En el año 2006 se inauguró en el norte de la ciudad de México la Biblioteca Vasconcelos, diseñada por el arquitecto vanguardista Alberto Kalach. Edificada sobre un terreno de más de 44 mil metros cuadrados, reúne aproximadamente 600 mil ejemplares. Su diseño parece el set de una película de ciencia ficción y la revista especializada en arquitectura editada en los Estados Unidos se refirió a ella como la biblioteca más vanguardista del mundo.

En noviembre del año pasado, Hamano Ryuho recibió la invitación de la Fundación Japón para realizar una demostración en dicha biblioteca. Utilizando todo su cuerpo y con movimientos dinámicos realizó una demostración en gran formato cautivando al público asistente. Al presenciar esto, el director de la biblioteca le pidió que de todas maneras realizara una exposición con sus trabajos.

La exposición, inaugurada el día 12 de noviembre, contiene 8 lienzos de 9 metros de largo por 1.3 metros de ancho, en donde, con una caligrafía suave, está escrito el poema Iroha. Asimismo, presenta 11 lienzos de 7.4 metros de largo por 1.3 metros de ancho teniendo como tema el Sutra Budista Hannyanshingyou (般若心経).

「風」(kaze, viento) es otra de sus obras, la cual mide 13 metros de ancho por 2.7 metros de alto, escrito en el estilo kokotsu, caligrafía cálida que logra transmitir el sentimiento del Japón cual peldaños que nos transportan al gran espacio resplandeciente.

Desde el 2014, Hamano Ryuho está recorriendo Sudamérica transmitiendo a los descendientes japoneses de segunda y tercera generación la identidad japonesa a través del shodo. Este verano en el Museo Nacional de Bellas Artes de Santa Fe en Argentina realizó una exposición que fue todo un éxito. En Japón también es reconocido por su labor de estrechar lazos y fue condecorado por el Gobierno de la Prefectura de Aichi días antes de su partida. “Los estrechos lazos entre las personas son todo. Las actividades que fueron puntos se han convertido hoy en líneas. El transmitir lo que es Japón entre las personas de esos pueblos es mi misión”. La exposición estará abierta hasta el 16 de diciembre.

Fuente: Fukui Shimbun
Fotos: Ana Takahashi / Juan Carlos Giurcovich