Koe no Katachi: Una voz silenciosa

Koe no Katachi: Una voz silenciosa

Por: Roberto Espinoza (Keijiban Kurabu Staff)

Muchos problemas en las relaciones (familia, amistades, compañeros) se dan por que las personas no suelen darse a entender o no son comprendidas de la forma en que uno quisiera. Inconformidades, asperezas e incluso odio pueden ser el resultado de un malentendido, de una palabra dicha en el momento incorrecto o de callar lo que realmente se siente. Cobra aún más relevancia entre los niños ya que cuando suelen expresarse, lo hacen con pocas restricciones o consideraciones respecto a lo que dicen. En este contexto, Shoko Nishimiya busca integrarse a una nueva escuela y ser aceptada por sus compañeros, pero deberá enfrentarse a la brecha que ha creado la pérdida de su capacidad auditiva. ¿Estarán sus compañeros dispuestos a entenderla y apoyarla? ¿Tendrá Shoko la fuerza y tenacidad para también entender a sus compañeros? Solo a través de un camino de experiencias es que uno empieza a comprender el verdadero poder de nuestras voces y lo importante que es no solo hacerse entender, sino también comprender a quien se comunica con nosotros.

Datos de la serie

  • Título: Una voz silenciosa (聲の形)
  • Géneros: Drama, Slice of Life
  • Categoría: PG – 13
  • Duración: 2 horas y 10 minutos
  • Estudio: Kyoto Animation

Manga

  • Autor: Yoshitoki Oima
  • Episodios: 62 (Agosto 2013 – Noviembre 2014)

Opinión

Por lo general, son muy pocas las series que identifico como buenas adaptaciones, no por el hecho de que se recorten partes (personajes, sucesos, etc.) del manga, sino porque no llegan a transmitir las mismas sensaciones que la obra de origen, lo cual me daba cierta desconfianza cuando se anunció la producción de la película a cargo del estudio Kyoto Animation, ya que sería el primero trabajo de Naoko Yamada que no se haya basado de un anime (como el caso previo de K-on!). Pero luego de tener la oportunidad de disfrutar la película en nuestras salas de cine, debo decir que he quedado más que complacido con el trabajo realizado para representar las sensaciones y emociones de la historia. Desde la introducción de la vida de Shoya Ishida (personaje principal de la película), cuyos actos de lucha contra la rutina se ven interrumpidos por la llegada de Nishimiya a su escuela, hasta el largo camino de redención que debe atravesar por el acoso y tormento causado a su nueva compañera, Kyoto Animation utiliza de la mejor manera los recursos cinematográficos para no solo hacernos entender, sino sentir las consecuencias que traen los eventos transcurridos en la escuela, en la vida de Shoya y en la de sus demás compañeros. Desde mi punto de vista, brinda una interesante perspectiva para determinar quiénes son participes o involucrados en un acto de bullying en la escuela, el cual es todavía un problema que no se trata con la relevancia que corresponde.

Uno de los puntos más interesantes de la película (que no es tan marcada en el manga) es que centra más la historia desde la perspectiva del acosador por sobre la víctima; una apuesta tan bien llevada que solo en retrospectiva uno cae en cuenta de lo que permite aportar a la historia, desde las metáforas visuales y los gestos de los personajes, hasta las tomas que acompañan cada escena. Si bien Koe no Katachi abarca el problema del bullying, busca hacerlo desde un tono más realista y no excesivamente dramático, complementando los momentos lúgubres y tristes, con situaciones más relajadas y alegres (desde la perspectiva del resto de los niños de la escuela), y otras de contemplación o cuestionamiento.

La cinta puede lograr este balance en parte a que no se centra en el tema del acoso, sino que lo usa como medio para abordar las voces silenciosas que quedan como consecuencia; las experiencias de quienes buscan sobreponerse, de quienes buscan olvidar y de quienes buscan redimirse dan una sensación única a la película, y son el eje para los que la película busca transmitir las consecuencias (tanto las fácilmente visibles como las que muchas veces son ignoradas) que se derivan de este tema.

Respecto al elenco de personajes, lamentablemente sufren las consecuencias de que la adaptación se haya realizado en una película en lugar de una serie, con lo cual no hay suficiente tiempo de abordar a cada uno en profundidad. Si eres de quienes no han tenido la oportunidad de leer el manga antes de ver la película, tal vez no lo percibas como un punto en contra, ya que en realidad se han representado de forma más que aceptable las personalidades de Nagatsuka, Ueno, Sahara, Kawai, Mashima, y sobretodo Yuzuru. Sin embargo, considero que hay escenas del manga que habrían enriquecido aún más el resultado final de la película.

Además de complementar las interacciones y relaciones de Nishimiya e Ishida para representar las secuelas que ambos han adquirido por los diversos sucesos, el abordaje de los personajes en la película permite identificarse con los problemas o situaciones que cada uno de ellos atraviesa, de manera que muchas escenas generan una mayor empatía o sufrimiento, al sentir que son experiencias que realmente cualquier persona podría tener.

Pero lo que más resalta del trabajo realizado por Kyoto Animation es la producción. En el apartado artístico y visual, si bien tiene el estilo característico del estudio, se muestra una animación fluida y cuidada hasta en los más pequeños detalles. Desde el excelente manejo de la iluminación (que le da vida a los fondos) hasta el uso de determinados recursos (simbolismos, secuencias, gestos, etc.) se demuestra el esfuerzo realizado por el estudio para hacer de esta experiencia lo más natural posible. De igual forma, el apartado musical refuerza de manera brillante la narrativa, ya que más que ambientar, se vuelve un medio en sí mismo para expresar las ideas y emociones de la película. Si bien no se presentan tantas ambientaciones de impacto en las que la música o el sonido de fondo tomen el papel principal, se aprecia bastante el juego entre los silencios y la música, sobre todo por la cantidad de escenas que no buscan transmitir los sentimientos de los personajes mediante diálogos exclusivamente.

En una segunda revisión, se aprecia aún más la experiencia presente en el sonido. Desde el uso del piano en las escenas de ansiedad, la fuerza en los pasos para representar las emociones de los personajes, las melodías dulces o melancólicas para dar peso a las escenas, hasta los efectos de amortiguación o difusión en las voces para representar las dudas de los personajes. Koe no Katachi nos hace sentir el peso de cada movimiento y de cada contacto a través del sonido, dándole una gravedad aún mayor a las acciones sobre las palabras. Un esfuerzo que si bien puede pasar desapercibido, es la mejor forma de transmitir el mensaje de la película: que hay muchas formas de transmitir las intenciones y emociones, que incluso una voz silenciosa puede hacerse entender.

Conclusión

Tal vez Koe no Katachi no llegue a tener la misma repercusión que Kimi no Na wa, pero definitivamente es una película que valoro al mismo o hasta mayor nivel, en especial porque me parece una propuesta más arriesgada.  La manera en la que se nos permite conocer, de una manera muy humana, las consecuencias de un problema tan predominante como el bullying acompañada de la increíble animación y apartado visual, combinado con su fabuloso apartado sonoro, la convierten en una de las experiencias más gratas que he tenido en el cine. Espero que la buena acogida que tuvo su paso por nuestra cartelera sea un indicativo de que se seguirá apoyando este tipo de películas, y por el lado de los espectadores interesados en el anime, se continúe asistiendo a la proyección de estas para demostrar que hay interés en este tipo de apuestas. Sin importar si eres fan o no del anime, recomiendo que le des una oportunidad a la película, ya que es entretenida a muchísimos niveles; un viaje visual y sonoro muy agradable, y una trama con una buena cantidad de mensajes y reflexiones. Y si te quedas con ganas de conocer más sobre el resto de personajes, leer el manga enriquecerá la experiencia. Sin dudarlo, pienso que Koe no Katachi no dejará indiferente a nadie.

 

Comparte tus opiniones de la serie, comentarios sobre la publicación, o déjanos alguna recomendación para una nueva reseña. El Keijiban Kurabu aprecia tu contribución

¡Hasta la próxima oportunidad!